Blogia
Salud Cubana

Cuando un amigo se va...

El amigo sincero llegó desde muy lejos, en un momento oportuno. Tendió su mano franca y ayudó a los necesitados, sin importarle credo, inclemencias del tiempo ni barreras idiomáticas.

Tembló miles de veces la tierra, y cambió la vida a miles de paquistaníes. La sonrisa se convirtió en mueca de dolor, pero las piernas y el corazón de los miles de colaboradores cubanos estuvieron firmes en todo momento.

En lugares donde nunca había estado un médico, se instaló un hospital integral de campaña. En las altas elevaciones, las víctimas a la intemperie contemplaban cómo el esfuerzo de años lo perdían en segundos. Hasta allí, atravesando caminos obstruidos por los deslaves, en muchas ocasiones a pie y con la mochila a la espalda, llegaban las mujeres y hombres de bata blanca.

Cubanos en Paquistán

A medida que se iban conociendo cubanos y paquistaníes nacían la amistad y el reconocimiento mutuos. Unos con respeto sumo de las costumbres milenarias de este pueblo humilde, otros con admiración por las mujeres que con tanto desprendimiento asumían tareas solo diseñadas para hombres, y por el cariño con que eran tratados.

Hay quienes calmaron dolores de años. Conocieron las ventajas del rayo láser y la fisioterapia. Otros fueron operados por manos expertas que les devolvieron la vida. Hay quienes salieron para Cuba con un solo miembro y muletas y regresaron caminando por sí solos, gracias a una prótesis nueva de última generación.

Siete meses estuvo la misión médica cubana en Paquistán y atrás quedan, en las estadísticas, 1 743 244 pacientes atendidos, de los cuales el 49,1% son mujeres y el 46% fue tratado en visitas de terreno; las 14 506 operaciones, de las cuales el 46% son mayores, con un 0,22% de complicaciones; los 166 262 pacientes atendidos en la terapia física y de rehabilitación, aplicándoles 1 008 944 técnicas.

Ya en la cordillera del Himalaya, hay un antes y un después. La bandera del triángulo rojo y la estrella solitaria se diseminó por los lugares más inhóspitos. La medicina cubana demostró una vez más que con solidaridad se puede construir un mundo mejor. Los hijos de este pueblo de pastores saben que la mano franca de ese amigo sincero que se va queda muy adentro de sus corazones y cuando llega la hora es como si un familiar muy querido se tuviera que marchar.

Cubanos en Paquistán

Por las montañas del norte paquistaní ya están los recién nacidos que llevan por nombre Yanín, Míriam, Celia, Omar, Fidel, Raúl, Sol Lázaro.... La huella de esta proeza quedará para la historia, y miles de paquistaníes seguirán orando por mucha salud y vida para esos hermanos que han regresado a casa.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres